En todo el mundo, las tragamonedas se han convertido en uno de los mayores atractivos de los casinos. En Lima, las máquinas tragamonedas son muy populares en los establecimientos donde están permitidos los juegos de azar, pero también en otros escenarios.

Sin embargo, el Estado peruano ha establecido nuevos impuestos para las máquinas tragamonedas. Esto, probablemente, hará que haya menos tragamonedas en la ciudad, por lo que muchos se sus aficionados tendrán que buscar nuevas alternativas. Los casinos en línea son la mejor de ellas.

Nuevos impuestos a las tragamonedas

Hasta julio de 2018, las máquinas tragamonedas habían estado gravadas en el Perú solo por el Impuesto a la Renta. Sin embargo, el Gobierno peruano, en el marco de una ley facultativa emitida por el Congreso aprobó nuevos impuestos que afectarán a los casinos en general, además de estas máquinas. Ellos serán el Impuesto General a las Ventas (IGV) y el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC). El Sunat será el ente encargado de la recaudación.

Esto traerá como consecuencias un aumento directo en los servicios de las máquinas tragamonedas. Incluso, muchos de sus propietarios podrían recalcular la rentabilidad que tiene mantenerlas operativas. Ante esta perspectiva, muchos limeños han tenido que migrar de los casinos físicos a los casinos digitales.

Panorama para los casinos en línea

Aunque teóricamente los casinos en línea también estarán incluidos en los nuevos impuestos, la dinámica del negocio permite que no se vean perjudicados por esta razón. Los costos de instalación de un casino en línea son mucho menores que los de uno físico, por lo que un aumento de impuestos no implica, ni de lejos, el fin del negocio.

Puede que muchos extrañen la experiencia de ir a un casino limeño y compartir con otros jugadores. La verdad es que los casinos en línea ya ofrecen la posibilidad de juegos en formato multijugador, con personas de todo el mundo. La experiencia digital en apuestas es cada vez mayor e indetenible.